Trastornos de la articulación temporomandibular

¿Buscas aliviar el dolor relacionado con los trastorno de la articulación temporomandibular? Descubre cómo podemos ayudarte a aliviar el dolor y mejorar tu calidad de vida.

¿Qué son los trastornos de la articulación temporomandibular?

Los trastornos de la articulación temporomandibular (ATM) pueden ser complejos y multifactoriales, pero la fisioterapia juega un papel crucial en el manejo y la rehabilitación de estos trastornos. 

Cuando se trata de trastornos de la articulación temporomandibular (ATM), puedes experimentar dolor y funcionalidad reducida en la mandíbula que afecta tu calidad de vida.

Estos trastornos implican problemas con la articulación que conecta tu mandíbula con el cráneo, ubicada justo frente a las orejas. Aquí tienes algo de  información útil sobre cómo manejar estos trastornos con la ayuda de la fisioterapia.

Entendiendo los síntomas

Es posible que notes dolor al masticar, hablar o bostezar. Otros síntomas incluyen clics o crujidos al mover la mandíbula, dolor en el oído, dificultad para abrir completamente la boca, y dolor en la cara o el cuello. Reconocer estos síntomas es crucial para buscar tratamiento adecuado.

¿Qué causa estos trastornos?

Las causas pueden ser múltiples, incluyendo lesiones en la mandíbula, desgaste del disco articular, artritis en la articulación, o hábitos como apretar o rechinar los dientes. Estrés y posturas inadecuadas también pueden contribuir.

Fisioterapia para la ATM

La fisioterapia ofrece diversas técnicas para aliviar el dolor y mejorar la movilidad de la mandíbula:
- Ejercicios de movilidad: Estos ejercicios ayudan a aumentar la apertura de la boca y a mejorar el movimiento lateral de la mandíbula.
- Terapia manual: Incluye técnicas de movilización y manipulación suave para mejorar el funcionamiento de la articulación.
- Técnicas de relajación: Aprenderás métodos para relajar los músculos de la mandíbula, lo cual es esencial para reducir el dolor y evitar prácticas como apretar los dientes.

Diagnóstico y evaluación de los trastornos de la articulación temporomandibular

Para contar con un diagnóstico adecuado, debes contar con un fisioterapeuta especializado que comience evaluando tu condición con el fin de entender la naturaleza y la severidad de tu trastorno. Esto puede incluir:

  • Examinación de la postura y alineación del cuello y la cabeza.
  • Evaluación de la movilidad de la mandíbula, observando la apertura, el desplazamiento lateral y cualquier movimiento irregular o doloroso.
  • Palpación de los músculos masticatorios y de la articulación para identificar zonas de dolor o tensión.

Además del tratamiento activo, un fisioterapeuta te proporcionará herramientas y conocimientos para prevenir la recurrencia de los síntomas. Esto puede incluir rutinas de ejercicios en casa, técnicas de autocuidado y, si es necesario, modificaciones ergonómicas en tu entorno de trabajo o en casa.

Consulta profesional

Es importante consultar a un fisioterapeuta especializado en trastornos de la articulación temporomandibular para obtener un plan de tratamiento personalizado. Este podrá guiarte a través de los ejercicios adecuados y asegurar que estás realizando las técnicas de manera correcta para obtener el máximo beneficio.

Recuerda que el manejo efectivo de los trastornos de la ATM a menudo requiere un enfoque multidisciplinario, que puede incluir fisioterapia, consejos de un odontólogo o incluso apoyo psicológico para manejar el estrés.

Estar informado y seguir las recomendaciones de tus profesionales de salud son clave para mejorar tu calidad de vida.

¡Reserva tu cita ahora!

Marta Ramírez Mansilla - Doctoralia.es

Factores de riesgo de la ATM

Los trastornos de la articulación temporomandibular (ATM) pueden ser causados o exacerbados por una variedad de factores de riesgo.

Conocer estos factores es crucial para la prevención y el manejo adecuado de los síntomas. Aquí te presento algunos de los factores de riesgo más comunes asociados con los ATM:

1. Bruxismo (Rechinar de dientes)
El bruxismo, que implica apretar o rechinar los dientes de manera involuntaria, especialmente durante el sueño, puede poner una presión excesiva sobre la articulación temporomandibular. Esto puede llevar a dolor y deterioro de la articulación.

2. Mal alineamiento de los dientes o mordida anormal
Cuando los dientes no están correctamente alineados, la mordida puede estar desequilibrada, lo que ejerce una presión irregular sobre la ATM. Esto puede causar problemas en la articulación y en los músculos relacionados.

3. Lesiones en la mandíbula
Golpes directos o lesiones en la mandíbula, como aquellos sufridos en accidentes de tráfico, deportes o caídas, pueden dañar la articulación temporomandibular o los músculos que la rodean, llevando a trastornos de ATM.

4. Artritis
Diferentes tipos de artritis, como la osteoartritis o la artritis reumatoide, pueden afectar también la ATM, causando inflamación y deterioro del cartílago de la articulación, lo que resulta en dolor y movilidad reducida.

5. Estrés Crónico
El estrés puede contribuir al apretamiento de los músculos faciales y de la mandíbula, así como al hábito de apretar los dientes, aumentando la tensión en la articulación temporomandibular.

6. Hábitos de masticación pobre
Masticar solo de un lado de la boca, masticar chicle de manera excesiva, o morder objetos duros son hábitos que pueden provocar un desgaste desigual y aumentar el riesgo de problemas de ATM.

7. Factores genéticos
En algunos casos, puede haber una predisposición genética que haga a una persona más susceptible a desarrollar trastornos de la ATM.

8. Postura incorrecta
La postura pobre, especialmente en el cuello y la cabeza, puede afectar la alineación de la mandíbula y la tensión en la articulación temporomandibular. Esto es particularmente relevante para personas que pasan muchas horas frente a computadoras o dispositivos móviles.

Prevención y manejo

Para reducir el riesgo de desarrollar o agravar los trastornos de la ATM, es útil:
- Evitar o reducir los hábitos que ponen estrés en la mandíbula, como masticar chicle o morder objetos duros.
- Usar férulas o protectores bucales si se padece de bruxismo.
- Practicar técnicas de relajación y manejo del estrés para reducir la tensión en los músculos de la mandíbula.
- Mantener una buena postura, especialmente al usar dispositivos electrónicos o trabajar en un escritorio.
- Consultar a un profesional de la salud para evaluar y tratar cualquier desalineación dental o problemas de mordida.

Entender estos factores de riesgo y tomar medidas proactivas puede ayudar a prevenir los trastornos de la ATMo a manejar sus síntomas más eficazmente.

¿Necesitas consultar con un especialista?

 

¡Cuéntanos tu caso y dile adiós a tus dolencias o lesiones!

Si necesitas encontrar solución para tu lesión o contractura muscular, ponte en manos de especialistas fisioterapeutas en Murcia
Clínica de fisioterapia en Murcia Marta Ramirez
Especialistas en fisioterapia y osteopatía en Murcia. Somos profesionales cualificados en constante actualización para ofrecer a nuestros pacientes los mejores tratamientos.
Mapa del sitio Web
Información de contacto
C. San Rafael, 2, escalera 3, 4ºG
611 67 80 11
info@fisioterapiamartaramirez.com
Copyright © 2024 Fisioterapia Marta Ramírez
Abrir chat
Escanea el código
Hola ¿En qué podemos ayudarte?
Call Now Button